Ecoturismo en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Situado en la provincia de Huesca, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido ya forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO y de ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) con sus más de 15.000 hectáreas en las que es posible ascender al macizo del Monte Perdido con 3.355 metros de altitud y tres cimas, las Tres Sorores.

 5 (1)

El Parque Nacional de Ordesa es un territorio que sobrecoge a todos los que lo visitan por su virginidad, a pesar de ser uno de los lugares más frecuentados por los amantes de la Naturaleza. Su poderoso arbolado es su carta de presentación, en él se observa una gran variedad de especies vegetales, destacando los pinos silvestres, los abetos, los pinos negros y las hayas. Un refugio para una fauna arborícola espectacular, entre la que sobresale un nutrido grupo de aves: 106 especies se han observado. En la zona más espesa del bosque es posible divisar a urogallos y corzos, y en zonas más altas el acentor alpino, el gorrión alpino, la perdiz nival, el quebrantahuesos o el treparriscos, entre otras aves.

Corzo-1 Marmota

Hay otros muchos animales vertebrados que son especies particulares de la zona como pasa con la víbora aspid o el tritón Euproctus Asper. También, es posible avistar jabalíes, nutrias, armiños, topos o lirones caretos.

La geomorfología que presenta el Parque Nacional de Ordesa es impactante, ya que la actividad erosiva a ido modelando a lo largo del tiempo los circos glaciares. Los acantilados y los precipicios que rodean el valle dejan sin aliento a más de uno. El agua y el viento a dado lugar a una representación espectacular de las fuerzas físicas naturales.

Sendero-en-Ordesa valle-ordesa2

Espacios mágicos con contrastes multicolores animan la vista y el espíritu.

 

En definitiva, el Parque Nacional de Ordesa y Monte perdido es uno de los lugares imprescindibles dentro del territorio español para realizar ecoturismo de calidad para toda la familia. Experiencias inolvidables en un entorno de montaña en el que no faltan alojamientos rurales con granjas, al más puro estilo tradicional, en donde disfrutar de una rica gastronomía y de actividades únicas.

 

 

Fuentes: concienciaeco.com

Leave a Comment