Lugares místicos en Inglaterra: Glastonbury

Lugares místicos en Inglaterra: Glastonbury

En esta ocasión te llevamos a Glastonbury, la antigua y mística alma de Inglaterra.

Reino de mitos y leyendas; relacionada con los Celtas, los caballeros de la mesa redonda y el Rey Arturo, Druidas, Merlines, Sacerdotisas Blancas, El Grial, Hadas y Seres de la naturaleza.

Glastonbury es sin duda uno de los lugares sagrados más fascinantes de Inglaterra.

Rica en una antigua leyenda, asociaciones mitológicas, y la espiritualidad ferviente, Glastonbury ha sido un lugar de peregrinación para miles de años y lo sigue siendo hoy en día.

Muchos creen que la isla de Avalon, Glastonbury puede haber sido recorrida por el joven Jesús, José de Arimatea, y el Rey Arturo.

La Abadía fue uno de los primeros centros de peregrinación y mucha gente cree que el Rey Arturo está enterrado entre sus ruinas. Todavía se puede visitar su ” supuesta ” tumba.

 

La ciudad es un imán para los devotos de la Nueva Era, con salas de meditación, santuarios diosa, y las tiendas con una amplia selección de hierbas, cristales, y el arte pagano.

El Pozo del Cáliz

Al pie del otero hay un viejo pozo cuyas aguas resuenan como el latido de un corazón.

Las aguas se hallan teñidas de rojo por el óxido de hierro, por lo que también se le llama Fuente de la Sangre, pero su denominación más famosa es la de Pozo del Cáliz, pues, según la tradición, allí está oculto el Santo Grial, el legendario cáliz que utilizó Jesús en la última Cena y que José de Arimatea llevó a Inglaterra.

Se decía que el Grial detentaba poderes milagrosos, siendo procurado en vano por muchos de los caballeros de la Tabla Redonda del rey Arturo.

Glastonbury, un santuario celestial en la Tierra

Es posible que las leyendas de Glastonbury no tengan suficiente base real, pero han impregnado la zona con un aura de misterio que muy pocos lugares generan.

El cronista del siglo XII William de Malmesbury escribió que la abadía de Glastonbury tenía «un cierto aroma de santidad celestial desde sus mismos cimientos, y lo exhalaba por toda la región…» A pesar de los cambios posteriores y el desarrollo moderno, Glastonbury sigue siendo, como dijo De Malmesbury, «un santuario celestial en la Tierra».

Leave a Comment